Home Reportajes ¿Practicar yoga con música?

¿Practicar yoga con música?

0

No todas las personas practican yoga con música, pero la música puede hacer perfecta una sesión de yoga en casa.

¿Practicar yoga con música?

El yoga ha cobrado gran importancia en la actualidad, la práctica del yoga da beneficios directos y tangibles para todos, independientemente de sus fines espirituales.

La limpieza y fortaleza, tanto física como mental, son algunos de los logros más importantes del yoga. Según los científicos, el yoga es un éxito, ya que estabiliza el sistema nervioso y endocrino; ambos influyen directamente en todos los demás sistemas y órganos del cuerpo.




Para la mayoría de las personas en la actualidad, el yoga es simplemente un medio para mantener la salud y el bienestar en una sociedad cada vez más estresada. Las posturas usadas en el yoga (asanas) ayudan, por ejemplo, a aliviar el malestar físico acumulado durante un día largo en la oficina. Las técnicas de relajación ayudan a maximizar la eficacia del cada vez más escaso tiempo libre. Los principios básicos del yoga proporcionan una perfecta herramienta para combatir el malestar social.

El yoga está lejos de ser simplemente ejercicio físico, es una forma de vida que no se puede entender intelectualmente y sólo se convertirá en conocimiento vivo a través de la práctica y la experiencia.

¿Practicar yoga con música?.

No todas las personas practican yoga con música, pero la música puede hacer perfecta una sesión de yoga en casa. Por lo tanto, es primordial que antes de iniciar una sesión, se elija una lista de reproducción acorde con los ejercicios a realizar.

En primer lugar, es esencial centrarse en el campo a trabajar. Si es el estrés, posiblemente sea necesaria una música apacible, relajante. Si es el desánimo, la tristeza o la falta de fuerza de voluntad, es recomendable buscar melodías nostálgicas que poco a poco avancen hacia un ritmo más dinámico y alegre. Si lo que se desea es aprender una nueva postura, es idóneo recurrir a una música que recuerde momentos agradables,

El volumen es también un punto muy importante. Antes de comenzar, es conveniente asegurarse de que el volumen no esté tan alto que pueda llegar a molestar.

  • Música para el comienzo de la clase: sonidos de la naturaleza. La secuencia de apertura de la mayoría de las clases suele ser meditativo. La naturaleza es la mejor banda sonora para la meditación.

  • Música para el desarrollo de la sesión: es bueno elegir piezas que generen un poco de energía pero que no consigan que perdamos la concentración (evitar música con letras). Recomendable, música como tambores étnicos, que se repitan durante un largo período de tiempo subiendo lentamente en intensidad.

  • Música para el momento de enfriamiento: de vuelta poco a poco a los sonidos de la naturaleza.

  • Música para el final de la sesión: escoge para ese momento una música bella, casi eterna. La música acústica para el final calma el sistema nervioso.

Utilizando apropiadamente la herramienta de la música, las sesiones de yoga en casa serán sublimes.